Musica

sábado, 16 de junio de 2012

La servidumbre y los mujik

      En 'El jardín de los cerezos', Lopajin recuerda constantemente la palabra mujik, que es como Lubov Andréievna lo llamó una vez cuando él era adolescente; y que es además la manera en que Lopajin se categoriza a sí mismo, a su padre, y a su abuelo. 
 
      Ya durante el siglo XVII, era común que en Rusia los terratenientes obligaran a los campesinos a quedarse en las fincas durante casi todo el año, forzándolos a hacerlo incluso a través de la violencia. Sin embargo, la servidumbre como tal fue reglamentada en gran parte de las tierras rusas el año 1649; después que se dieran varios casos en que los campesinos se escapaban de las fincas de los aristócratas.
      De modo que todos los campesinos – o pequeños comerciantes, o artesanos – y sus descendientes, empezaron a quedar confinados en las tierras, sujetos a la voluntad de algún terrateniente. Que un siervo escapara era considerado un delito grave. 



      Los siervos tenían derecho a comprar su libertad pagándoles a los terratenientes, pero era poco común que algo como eso sucediera. Incluso quienes lograban hacerlo, no dejaban de padecer un grave estigma social, del cual Rusia tardó décadas en recuperarse.
      La servidumbre fue abolida en 1861, eliminándose los derechos que tenían los terratenientes sobre los siervos. Aún así, ésta medida no mejoró la condición de vida de los campesinos; quienes sin ninguna otra alternativa, debieron quedarse igual en las fincas con sus terratenientes.
      A partir de ese mismo año, 1861, a los siervos se los empezó a llamar mujik (hombre). Esta palabra, sin embargo, hacía referencia a campesinos que no poseían tierras, que eran pobres e ignorantes. También se le atribuía un significado más oscuro, como perverso o embustero.
      Los campesinos fueron conocidos como mujik hasta 1917. En la actualidad, el término mujik se utiliza en Rusia durante conversaciones informales para referirse a otra persona, ya sea un amigo, o un conocido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada